Saca partido a tus ideas

Esta entrada está dedicada a todos aquellos creativos y creativas que tienen un don especial para crear cosas nuevas, para todas aquellas personas que se dedican a pensar en cómo mejorar nuestro día a día, que disfrutan haciendo bocetos de nuevos productos e ideas revolucionarias.

A todos ellos les felicitamos desde La Fábrica de Inventos por su facilidad para crear ideas o inventos nuevos, pero nos gustaría también plantearos un reto, haceros una pregunta:
¿Os gustaría sacar dinero de vuestras ideas, os gustaría ver como vuestro producto se comercializa llegando a una gran cantidad de clientes?
Hoy desde La Fábrica de Inventos queremos explicaros la importancia que tiene generar buenas ideas, pero si queremos sacar un beneficio de ellas tenemos que saber venderlas, tenemos que ser capaces de convencer a los demás de que nuestra idea es única, es rompedora, que tienen que apostar por nosotros.
¿Y cómo podemos conseguir esto?
La respuesta no es sencilla, no hay una receta mágica que haga que tu idea se convierta de la noche a la mañana en un producto de gran consumo, que de repente una gran marca compre tu idea o tu patente. Pero sí que hay ciertos trucos o consejos que podemos daros desde nuestra experiencia, os damos una pista.
¿Cuándo queréis agradar a alguien que hacéis?
Supongo que os vestiréis con vuestra ropa preferida, os echaréis colonia incluso os peinareis de manera especial, y ¿porqué?
Porque queréis agradar, queréis dar una impresión perfecta. Pues lo mismo tenemos que hacer con nuestras ideas, tenemos que vestirlas, peinarlas e incluso perfumarlas. Pero… ¿Cómo?

Lo más importante de todo es pasar de presentar la idea a presentar el producto. Las empresas no quieren comprar patentes o ideas, quieren comprar productos ya desarrollados. Y lo mismo ocurre con los inversores, los inversores no invierten en ideas, sino destinan su dinero a lanzar productos al mercado. Quieren ver un prototipo y comprobar que tu idea funciona, quieren ver un plan empresarial para comprobar cuando amortizarán su dinero.

Y es que ¿cómo va a apostar por ti un inversor, cuando tú mismo no has dedicado tiempo y esfuerzo en desarrollar esa idea en un producto?

Para desarrollar la idea y que se convierta en un producto tendréis que dar diferentes pasos, tendréis que realizar un estudio de mercado, realizar un diseño industrial, un prototipo, y registrar la patente. A partir de aquí podemos elaborar infografías para hacer una presentación atractiva de tu producto, incluso realizar un vídeo comercial,…

Como dije la respuesta no iba a ser sencilla, y os aconsejo a todos los creativos y creativas que ya que tenéis la facilidad de crear ideas sigáis adelante empujando esa ideas hasta que se conviertan en un producto y podáis ver vuestro sueño hecho realidad, ver como el producto que tu creaste se está comercializando y vendiendo. Quien sabe quizás hasta te puedas dedicar a ello.

Si queréis hacernos alguna consulta no lo dudes y escríbenos.

Contáctanos
close slider